La Comisión Europea lleva a España ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) por la insuficiente gestión a la que se someten los residuos en las regiones de Andalucía, Islas Baleares, Islas Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Murcia. A pesar de las advertencias hechas anteriormente por la Comisión, España se ha abstenido de tomar las medidas necesarias para proceder con arreglo a la normativa de la UE en materia de residuos a la clausura, sellado y restauración ecológica de 61 vertederos ilegales.

En virtud de esa normativa, los Estados miembros están obligados a recuperar los residuos o a eliminarlos, de forma que no pongan en peligro la salud humana ni el medio ambiente, y han de prohibir por tanto su abandono, vertido o eliminación incontrolada.

Tras haber detectado una serie de vertederos ilegales, la Comisión abrió en marzo de 2007 los procedimientos de infracción pertinentes y emitió en octubre de 2008 un dictamen motivado. Las autoridades españolas prometieron clausurar y restaurar esos vertederos antes de finales de 2011 como parte de sus planes de acción. Debido, sin embargo, a la lentitud del proceso, la Comisión emitió en septiembre de 2014 un dictamen motivado complementario por el que se instaba a España a dar el tratamiento adecuado a 63 vertederos incontrolados que –a pesar de no estar ya en funcionamiento– seguían constituyendo una amenaza para la salud humana y el medio ambiente. A mediados de 2015, continúa todavía sin proyectarse, aprobarse o iniciarse la mayor parte de las obras necesarias para la clausura, sellado y restauración de 61 de esos vertederos. En estas circunstancias, la Comisión ha decidido llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE con objeto de forzarla a acelerar el proceso. (RAPID, IP/15/5354, 16.7.2015)

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha presentado hoy los datos de participación española en Horizonte 2020. España ha obtenido 553,3 millones de euros en las primeras 73 convocatorias contabilizadas del programa europeo de investigación e innovación, Horizonte 2020 (2014-2020). Esta cifra supone el 9,5% de los recursos concedidos en concurrencia competitiva hasta ahora, lo que  sitúa a España como el quinto receptor de ayudas de la UE28 tras Alemania (17,7%), Reino Unido (16,4%), Francia (11,6%) y Holanda (9,6%). 

Las entidades españolas –universidades, organismos y centros de investigación, empresas, centros tecnológicos o fundaciones– han conseguido financiación para participar en 943 actividades de I+D+i. Además, 101 proyectos (el 15,7% de la UE28) serán liderados por instituciones españolas, algo muy beneficioso porque permite mayores retornos y un mejor posicionamiento estratégico para generar conocimiento.

En el VII Programa Marco (2007-2013), España, con un 8,3% de retorno, se quedó cerca de compensar su contribución al presupuesto comunitario (8,9%), ocupando la sexta plaza de la UE28. Y por primera vez se lideraron una gran cantidad de proyectos (el 10,5%).

Carmen Vela, ha destacado que los datos de ambos programas “reflejan la calidad del sistema español de ciencia, tecnología e innovación. "Para Horizonte 2020 nos habíamos puesto como objetivo el 9,5% de retorno y un 10,5% de proyectos liderados; de momento cumplimos con nota. Nuestra curva de participación en Europa en los últimos años es claramente ascendente”. (Ministerio de Economía y Competitividad, 11 de junio de 2015)

España firmó su ingreso a la hoy Unión Europea hace ahora 30 años. El club al que se adhirió ha crecido y ha sorteado cuatro gravísimas crisis existenciales. Porque sus ciudadanos lo han querido. Nadie desea irse y muchos pretenden entrar

Mirada desde la lupa cotidiana, esta Europa es un desastre. Y los europeos, otro. Hoy no logramos encauzar el desplome griego, y ya llevamos cinco años. O nos peleamos por unas mínimas cuotas de acogida de náufragos fugitivos del hambre y la violencia, mientras vocifera la xenofobia. Ignoramos cómo aplacar la guerra de Siria o el violento caos de Libia. Arrastramos los pies en los momentos más dramáticos de Oriente Próximo. Nos achantamos ante las potencias energéticamente contaminantes. ¿Qué más? (El País, 8.6.2015)

Pau Marí-Klose, Francisco Javier Moreno Fuentes, Eloisa del Pino
Políticas de género y familia en Noruega y España
Economía Exterior # 72. 2015
A pesar de los problemas y retos que también afrontan, los países escandinavos permanecerán en el imaginario colectivo como el punto de referencia hacia el que convendría avanzar, aunque no resulte posible atisbar el modo en que podría realizarse dicho acercamiento. En los extremos del continente europeo encontramos dos paí­ses claramente alejados, no solo geográfica, sino sobre todo cultural, social y políticamente: Noruega y España. La lejanía no ha sido óbice, de hecho, para que Noruega (junto al resto de países escandinavos) haya estado a menudo presente como foco de atención y modelo a seguir en las reflexiones acerca del futuro de nuestro país y sobre las reformas que convendría adoptar para corregir los problemas que nos aquejan. [+]

Elisa Lledó
Claves de la política exterior española: enero-marzo 2015
Fide. Policy Brief # 124. 2015
España ha comenzado el año ocupando su puesto como miembro no permanente del Consejo de Seguridad (CS) de las Naciones Unidas para el período 2015-2016, en un contexto mundial marcado por la creciente escalada de tensiones y de desafíos a la seguridad internacional resultantes de los conflictos de Siria, Libia y de Ucrania, entre otros. A nivel de la Unión Europea (UE), varios han sido los titulares. Primero, la lucha contra el terrorismo yihadista, que se ha convertido en asunto de gran envergadura para la seguridad de la UE. Segundo, la unión energética europea también ha sido motivo de debate con la reciente adopción por la Comisión Europea de una estrategia marco con miras al establecimiento de un mercado único energético. A nivel nacional, en el ámbito económico España empieza a recuperarse lentamente. [+]

La Comisión Europea ha informado al Grupo Riberebro Integral S.L. y a su filial Riberebro Integral S.A.U. que sospecha que dichas empresas han infringido la normativa de defensa de la competencia conviniendo con sus competidores el reparto de clientes y los precios de setas y champiñones en conserva en el Espacio Económico Europeo (EEE). El envío de un pliego de cargos no prejuzga el resultado de las investigaciones.

A la Comisión le preocupa que Riberebro haya podido convenir con otros operadores del mercado del EEE el reparto de clientes así como la coordinación de los precios de las llamadas setas y champiñones en conserva de «marca blanca» (es decir, fabricados por una empresa para venderse con la marca comercial de otra). De confirmarse, dicho comportamiento violaría la normativa de la UE que prohíbe prácticas comerciales anticompetitivas como la colusión de precios y el reparto del mercado (artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y artículo 53 del Acuerdo EEE). (RAPID, IP/15/5065, 28.5.2015)

Página 12 de 44

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación