La Comisión Europea pone en marcha hoy un conjunto de medidas adicionales para contribuir a limitar la propagación del coronavirus, salvar vidas y reforzar la resiliencia del mercado interior. Más concretamente, las medidas tienen por objeto comprender mejor la propagación del virus y la eficacia de la respuesta, intensificar la realización de pruebas específicas, reforzar el rastreo de contactos, mejorar los preparativos para las campañas de vacunación y mantener el acceso a suministros esenciales, como los equipos de vacunación, preservando al mismo tiempo la circulación de todos los bienes en el mercado único y facilitando la seguridad en los viajes. Esto precede a la reunión virtual sobre coordinación en materia de COVID-19 que los dirigentes europeos celebrarán el 29 de octubre, tras el Consejo Europeo del 15 de este mes. Aunque los Estados miembros están mejor preparados y trabajan de forma más coordinada que en los primeros meses de la pandemia, los ciudadanos, las familias y las comunidades de toda Europa siguen enfrentados a un riesgo sin precedentes para su salud y bienestar. | RAPID/20/1986, 28.10.2020

Con objeto de aprovechar todo el potencial de las aplicaciones de rastreo de contactos y alerta para romper la cadena de infecciones por coronavirus a través de las fronteras y salvar vidas, la Comisión ha creado, a invitación de los Estados miembros de la UE, un sistema a escala de la UE para garantizar la interoperabilidad, esto es, lo que se llama una «pasarela». Tras una fase piloto satisfactoria, el sistema entra en funcionamiento hoy con la primera serie de aplicaciones nacionales ahora conectadas a través de este servicio: Corona-Warn-App (Alemania), COVID tracker (Irlanda) e inmuni (Italia). En conjunto, estas aplicaciones han sido descargadas por cerca de 30 millones de personas, lo que corresponde a dos tercios de todas las descargas de aplicaciones en la UE. | RAPID/IP/20/1904, 19.10.2020

La contaminación atmosférica y acústica, los efectos del cambio climático, como las olas de calor, y la exposición a productos químicos peligrosos causan un deterioro de la salud en Europa. Las deficiencias medioambientales del entorno contribuyen al 13 % de las muertes registradas, de acuerdo con una evaluación general sobre la salud y el medio ambiente publicada hoy por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos de la Unión Europea es hoy más importante que nunca, cuando la atención está actualmente enfocada en afrontar la pandemia de COVID-19. La pandemia constituye un patente ejemplo de los complejos vínculos existentes entre el medio ambiente, nuestros sistemas sociales y nuestra salud.

Una proporción significativa de la carga de morbilidad en Europa sigue siendo atribuida a la contaminación ambiental derivada de la actividad humana, según el informe de la AEMA «Healthy environment, healthy lives: how the environment influences health and well-being in Europe» [Medio ambiente saludable, vidas saludables: la influencia del medio ambiente en la salud y el bienestar en Europa]. El informe, que se basa en gran medida en datos de la Organización Mundial de la Salud sobre las causas de muerte y enfermedad, subraya hasta qué punto la calidad del medio ambiente en Europa juega un papel decisivo a la hora de determinar nuestra salud y nuestro bienestar. Pone de relieve cómo las carencias sociales, los hábitos poco saludables y los cambios demográficos en Europa influyen en la salud ambiental, afectando con especial virulencia a los más vulnerables. | RAPID/IP/1571, 8.9.2020

La Comisión Europea firmó ayer un contrato con la empresa farmacéutica Gilead para garantizar dosis de tratamiento de Veklury, que es el nombre comercial del remdesivir. Veklury fue el primer medicamento autorizado a nivel de la UE para el tratamiento de la COVID-19. A partir de principios de agosto, se pondrán a disposición de los Estados miembros y el Reino Unido lotes de Veklury, con la coordinación y el apoyo de la Comisión, a fin de atender las necesidades inmediatas.

El Instrumento de Asistencia Urgente de la Comisión financiará el contrato, por un importe total de 63 millones de euros. De esa forma se garantizará el tratamiento de 30 000 pacientes con síntomas graves de COVID-19. Esto contribuirá a cubrir las necesidades actuales durante los próximos meses y al mismo tiempo garantizará una distribución justa a nivel de la UE, sobre la base de una clave de reparto, con el asesoramiento del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Asimismo, actualmente la Comisión está preparando una contratación pública conjunta para nuevos suministros del medicamento, con los que se espera cubrir necesidades y suministros adicionales a partir de octubre.  | RAPID, IP/20/1378, 24.7.2020

Página 1 de 30

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadistica y para mejorar su navegación